El zinc es un oligoelemento esencial que tiene papel en el crecimiento, la reparación de heridas, la tolerancia a los carbohidratos, la síntesis de hormonas testiculares y la respuesta inmune. El déficit de zinc se ha asociado con una inmunidad deprimida y hay estudios que han mostrado su efecto beneficioso en el tratamiento o la prevención de la diarrea y la neumonía en niños de zonas con pocos recursos. De hecho, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda los suplementos de zinc para los niños de países subdesarrollados con diarrea(1). Otros estudios también han mostrado cierta disminución de la severidad y la duración de la gripe, aunque se ha visto que las formulaciones nasales pueden ocasionar anosmia e hiposmia(2).

Según una revisión narrativa (RN)(3) el zinc inhibe la replicación de virus como el SARS-coronavirus, hepatitis C,  hepatitis E y el  influenza H1N1. Los autores explican que el zinc es capaz de inhibir ARN polimerasa dependiente de ARN deteniendo la replicación del coronavirus en el huésped y que la cloroquina puede inducir la absorción de zinc en el citosol de la célula.

Otra RN(4) comenta que los factores de riesgo de severidad de la COVID-19 como la edad, la inmunodeficiencia, la obesidad y la diabetes son también conocidos grupos de riesgo de déficit de zinc; además los niveles de zinc suelen ser bajos en los pacientes sépticos y se correlacionan inversamente con la severidad de la enfermedad y la presencia de citocinas proinflamatorias como IL‑6, IL‑8 y TNFα. La RN aporta información sobre otros mecanismos por los que el zinc podría afectar al  SARS‑CoV-2:  reduce la actividad de la enzima convertidora de angiotensina 2 en células pulmonares de rata, aumenta la longitud ciliar del epitelio bronquial de ratas con déficit de zinc y aumenta el aclaramiento ciliar in vitro.

Actualmente hay varios ensayos clínicos en marcha que pretenden evaluar el papel del zinc en el tratamiento de la COVID-19 (pueden consultarse en  https://www.clinicaltrialsregister.eu/https://www.who.int/ictrp/search/es/ y  https://www.clinicaltrials.gov), y se ha localizado un estudio retrospectivo(5) que compara el uso de hidroxicloroquina con azitromicina y sulfato de zinc (n=411) frente  a hidroxicloroquina con azitromicina sin zinc (n=521) en pacientes hospitalizados (diagnosticados de COVID-19 mediante RT-PCR [reacción en cadena de la polimerasa transcriptasa inversa] en muestras oro y nasofaríngeas). El análisis de regresión logística bivariante de este estudio mostró que la adición de sulfato de zinc se asoció con una menor mortalidad o traslado a cuidados medios (OR 0,511;  IC 95%  [intervalo de confianza] 0,359-0,726),  menor necesidad de ingreso en una unidad de cuidados intensivos (OR 0,545; IC 95% CI 0,362-0,821) y menor necesidad de ventilación mecánica (OR 0,562; IC 95%  0,354-0,891).

Referencias (5):

  1.  Abrams SA. Zinc deficiency and supplementation in children. This topic last updated: May 21, 2020. Motil KJ, ed. UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com. (Consultado el 29 de mayo de 2020)
  2.  Sexton DJ, McClain MT. The common cold in adults: Treatment and prevention. This topic last updated: Mar 24, 2020. Hirsch MS, Aronson MD, ed. UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com. (Consultado el 29 de mayo de 2020)
  3.  Shittu MO, Afolami OI. Improving the efficacy of Chloroquine and Hydroxychloroquine against SARS-CoV-2 may require Zinc additives – A better synergy for future COVID-19 clinical trials. Infez Med. 2020 Ahead of print Jun 1;28(2):192-197. [https://www.infezmed.it/index.php/article?Anno=2020&numero=2&ArticoloDaVisualizzare=Vol_28_2_2020_192] [Consulta: 29/05/2020]
  4.  Skalny AV, Rink L, Ajsuvakova OP, Aschner M, Gritsenko VA, Alekseenko SI, Svistunov AA, Petrakis D, Spandidos DA, Aaseth J, Tsatsakis A, Tinkov AA. Zinc and respiratory tract infections: Perspectives for COVID‑19 (Review). Int J Mol Med. 2020 Apr 14. Epub ahead of print. [DOI 10.3892/ijmm.2020.4575] [Consulta: 29/05/2020]
  5.  Carlucci P, Ahuja T, Petrilli CM, Rajagopalan H, Jones S, Rahimian J. Hydroxychloroquine and azithromycin plus zinc vs hydroxychloroquine and azithromycin alone: outcomes in hospitalized COVID-19 patients. MedRxiv. Posted May 08, 2020. [DOI 10.1101/2020.05.02.20080036] [Consulta: 29/05/2020]

LO IDEAL ES COMBINAR EL ZINC CON LA N-ACETILSTEINA Y LA VITAMINA C

Un comprimido de cada uno de los tres productos.

Para adquirir el Zinc este enlace: https://www.amazon.es/Lamberts-N-Acetil-Cisteina-600Mg-Unidades/dp/B07ZPDDWXX/ref=asc_df_B07ZPDDWXX/?tag=googshopes-21&linkCode=df0&hvadid=445411772348&hvpos=&hvnetw=g&hvrand=15715386560327787473&hvpone=&hvptwo=&hvqmt=&hvdev=c&hvdvcmdl=&hvlocint=&hvlocphy=1005482&hvtargid=pla-975299787287&psc=1&tag=&ref=&adgrpid=104876657913&hvpone=&hvptwo=&hvadid=445411772348&hvpos=&hvnetw=g&hvrand=15715386560327787473&hvqmt=&hvdev=c&hvdvcmdl=&hvlocint=&hvlocphy=1005482&hvtargid=pla-975299787287

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio